Acá tenés todo lo relacionado con Pokémon Reborn: Partidas en curso, reglas, dibujos, offtopic, shippings y más!
42 mensajes Página 3 de 3
Resumen de turno


Bite Daño: 20+20- – Sale con 1 Éxitos > Luck resiste 0 Heridas


Cuchillazo – Sale con 3 Éxitos +1 → Luck resiste 0 heridas


Isaac tiene 1 heridas
Zion tiene 1 heridas
Luck tiene 10 heridas
Grunt tiene 3 heridas
Crucero


Luego del combate prosiguieron a la habitación de Plum. Extrañamente el silencio seguía dominando por todo el crucero.

Salieron de la cocina y caminando llegaron a la escalera que los llevaría al piso donde se encontraba la habitación de Plum.

La habitación de Plum era... honestamente era como todos pensaban que iba a ser. Totalmente desordenada, diarios por todos lados. La luz no funcionaba, el cuarto estaba casi totalmente a oscuras salvo por la luz que venía del pasillo

Lo único que no estaba totalmente sucio con café era un grupo de 6 Pokebolas en una mesa. Se acercaron ansiosos, este era un momento que esperaban, con esto empezaba oficialmente su contrato. Con esto estaban a un paso más cercano de sus objetivos.

Cada Pokebola tenía su nombre grabado, fueron corriendo, apretaron el botón de la misma.

Y no pasó absolutamente nada.

/*Si tienen callejeo, pueden tirar Inteligencia + Callejeo*/

Se quedaron unos minutos, insultando a Plum, se dieron cuenta que todo indicaba que los iban a mandar a una región desconocida sin nada de equipamiento, ni siquiera un Pokemon.

De la nada lo sintieron. De cada uno empezó a brotar una luz. Se calmaron, sentían que era inútil enojarse. Notaron que la luz no solo estaban en ellos, si no que había varios objetos que tenían esta misma luz.

Todos pensaron lo mismo "Necesito tocar uno de estos items, es mio, no le pertenece a ninguna otra persona"

Empezaron a recorrer la habitación, cada uno eligiendo uno de los objetos.

Lista de Objetos:
    Pala
    Bolsa con 3 gemas
    Anteojos con 1 ojo Negro, otro Amarillo
    Abrigo Marrón
    Una Planta en una maceta
    Un grupo de sogas
    Una Rosa
    Un Encendedor chico
    Un Imán
    Un Casco gris
    Algodón
    Una Flecha
    Un libro sobre emociones y como leerlas
    Una cuchara
    Una cuchara chica
    Un Hornito Eléctrico
    Un cargador portatil
    Un Colmillo
    Una mini pecera
    Una espada curva
    Un huevo
    Un cinto dorado
    Un CD
    Un Abrigo amarillo sucio
    Un Bonsai hueco
    Una navaja verde
    Un Espejo Portatil
    Unas pesas
    Un motor pequeño
    Una estatua de un perro de 3 cabezas
    Un cuchillo blanco y rojo
    Una piedra marrón
    Un Encendedor
    Un cinturón de Karate

Cada uno agarró uno de los objetos, cuando todos lo hicieron, la luz que salía de ellos y de cada objeto, frenó por un segundo, para inmediatamente volver a aparecer mucho más fuerte, cegándolos a todos.


/*Tiren 1d10 en el Offtopic de Mending, la persona con el número más altos tiene 2 objetos más que solo esa persona puede elegir*/
Rowan


-Alguien pasó por aquí antes que nosotros – creo que más de uno se debió haber llevado una sorpresa y sobresaltado luego de que por fin abriera la boca desde que nos juntamos como grupo y que intentaran matarnos, o algo. No era momento para preguntarse qué les parecía mi voz, era evidente que esto no era un simple desorden... - Si realmente solo fuera una persona desordenada no vería cosas movidas de lugar, rotas o... todos estos diarios. Voy a suponer que simplemente alguien buscaba algo y se lo llevó -levanté los hombros y los dejé caer. No era la primera vez que veía una escena como esta.

Entré al lugar y lo intenté observar con detalle. Abrí la pokebola con mi nombre sin demasiada emoción, como los del resto, estaba vacía. La volví a poner en su lugar y algo un tanto extraño incluso para alguien como yo comenzó a suceder. Luces, muchas diría. ¿Podíamos usarnos de linterna?

~Ok, extraño hasta para mi~


Sentí una urgencia rara, como si necesitara buscar algo en especifico a la inmediatez. Pocas cosas me ponen en este estado: armar la cama o ir a probar un nuevo sabor de helado, son algunas de ellas. Pero esto de dar con cierto objeto... Parecía que a todos les estaba sucediendo algo similar.

En un rincón sobre un mueble encontré una pequeña planta dentro de una maceta. Era... adorable, a su manera. A esa manera a veces extraña en las que considero adorables las cosas. Yo me entiendo.
-Eres demasiado linda y pequeña para estar en este sitio -comenté mientras la levantaba con ambas manos.

Y de pronto comenzó a brillar más. La abracé contra mi pecho como si quisiera protegerla al mismo tiempo que cerraba los ojos. Creo que otra persona la hubiese dejado caer el suelo con terror.

Si Will eligió lo que creía que había elegido espero que no lo haya dejado caer o perderá un pie, si no es que otra cosa.
Imagen
Will


Al fin estabamos en la habitación de Plum, y que casualidad, era una mugre, en fin, pokeballs, lo único que queriamos de ahi, estaban preparadas, e incluso con nuestros nombres, eso dejaba más simple la situación. Veamos que tenemos acá.

Vacia...

Vamos a recapitular, nos quitaron nuestros pokemon antes de venir, nos prometieron pokemon preparados para esta mision, resulta que antes de llegar a Hoenn nos atacan unos fanáticos religiosos de mala muerte, casi acuchillan a un compañero y ahora resulta que o nuestros pokemon se escaparon o nos querian re cagar dandonos pokeballs vacias.

Cerré lentamente el dispositivo en mi mano y contemplé las paredes viendo cual seria la más adecuada para reventar la pokeball de un tiro, habia tantas cosas colgadas que probablemente amortiguaria el golpe sin importar donde la tire, y habia tantos papeles y cosas en el piso que podria tener la misma suerte. Respiré ondo...

Segundos despues comencé a brillar como vampiro de una novela muy mala y creo que a todos le pasó lo mismo.

~Ok, extraño hasta para mi~


-Te perdiste la fiesta en Ula Ula hace 2 meses- Eso si habia sido extraño, estoy seguro que le habian hechado algo a las bebidas, pero mis análisis me salieron limpios, asique mejor no pensarlo.

Miré los objetos a mi alrededor, ahora que prestaba atención, Plum tenia bastantes cosas raras en su habitación, mugrientas ademas, pero llamativas principalmente, una planta que Rowan tomó, una estatuilla llamativa, abrigos y guardapolvos, basura de todo tipo, pero lo que me llamó más la atención fue un cuchillo rojo y blanco que estaba en una mesa al lado mio.

Lo tomé para mirarlo más de cerca, decidí quedarmelo por si nos atacaban de nuevo, no soy bueno en pelea con armas pero era mejor que nada. En eso el cuchillo comenzó a brillar más todavia, casi lo suelto del sobresalto pero en vez de eso lo tomé con más firmeza, dejar caer un arma blanca era mala idea.
Luck



Que podría decir de mi viaje hasta ahora bueno…

Primero me embarque a lo desconocido y termine con un grupo de personas… dos de ella pienso que se verían bien con ropa de loquero, aunque no son malar personas…hasta ahora.
Después conocimos a los habitantes del Hoenn Domo según uno de mis compañeros tenían ropa con logos muy raros.

Que tan traumados están desde la caída del domo…
Mi abuela dijo que visitara Sootopolis City allí dijo que fue donde conoció al abuelo allí estaba su familia o mejor dicho mi familia ahora quizás sepa que paso con ellos…

Pero aun debo encontrar por lo que vine el tiempo corre y ahora solo tengo miedo de no poder escapar.


Ahora ya avanzamos hacia la habitación de Plum con el fin de encontrar los pokemons, pero… demasiada suciedad en esta habitación y la verdad no tomaría la pokeball, pero como mi vida depende de eso bueno, pero sorpresa sorpresa estaba vacía y solo pensé una cosa “inserte grosería aquí” en ese momento no sabía que haría yo no debía estar aquí.

Pero de repente una luz me lleno o mejor dicho nos llenó y con esta la rabia del mal momento se desvanecía y de repente todo se oscureció todo excepto uno anteojos cuyos cristales eran de un color diferente cada uno: negro y amarillo. Era como si mi atención en el mundo solo se perdiera, se enfocará, se centrará solo en esos lentes, al ponérmelos el mundo se veía mas claro y mas oscuro, pero estos se compensarán creando un gris en mi percepción del mundo, estos lentes se sienten como si llenaran algo que faltase en mi alma.

Y entonces la luz me consumió…
Isaac


Por fin en la puerta de la habitación donde nos entregarían a quien sería nuestro mas fiel compañero y nuestra única defensa dentro de hoenn, pero el tipo no estaba ahi.

Intenté encender la luz dos o tres veces, pero era inutil. Tendríamos que arreglarnos con la luz que entraba por el pasillo, no era lo ideal, pero por el momento servía.
Su habitación era... Bueno, como mi casa practicamente. En varias de sus visitas Demian me había dicho que las mentes mas brillantes fueron igual de desordenados, a modo de halago creo yo, aunque nunca había estado de acuerdo con él. No me considero alguien desordenado.

Pobre hombre... Debe estar desbordado de trabajo. Esas cantidades de café no son recomendables para nadie. Dije, a nadie en particular. Y creanme... se porque lo digo

Noté que el niño se movía con algo de dificultad, y al verlo mas de cerca vi que al contrario de lo que creí en un primer momento, el cuchillo si lo había dañado considerablemente. Revisé mis heridas, pero lamentablemente para el jóven mis heridas ya habían cicatrizado por lo que no pude tratar sus heridas con un poco de mi sangre, como hacía habitualmente. Busqué por la habitación la entrada al baño para poder extraer un poco en la jeringa sin que resulte raro para todos, pero no la enconte. Lo que si vimos todos fue las pokeballs, cada una con nuestro nombre. Nadie se detuvo a pensar si debíamos esperar al tal Plum para agarrarlas, la curiosidad pudo mas.

Tomé la mia, vacía. No reaccioné, ni de buena ni de mala manera. La cerré, la devolví al lugar en donde estaba y miré hacia mis compañeros que... Estaban brillando. Estabamos brillando, y varios objetos de la habitación también.

De entre todos ellos me llamó la atención un guardapolvo verde. La sensación era extraña, por un lado sabía que no era de mi talle y jamás había usado uno y no me gustaba el color verde, sin embargo avanzaba hacia él, casi en trance. Jamás lo había visto, y sin embargo sentía que lo conocía desde mi niñez. Era una simple prenda de vestir, y sin embargo sentía que se transformaría en una de las cosas mas importante en mi vida.

Llegué hasta el lugar en dónde estaba colgado, lo agarré con fuerza, y brilló con mas intensidad.
victorya



De repente salí del trance... la batalla había terminado.... me sentía extraña, era imposible que el alcohol me hiciese efecto tan rápido. Tengo pocos recuerdos de mi infancia pero el tiempo que pase con mi abuelo, me hizo notar que quizá y solo quizás esto es familiar.

La sala tenia varios objetos, todos parecieron inclinados a buscar uno, yo me demore un poco aún algo mareada, hasta que note una pesa, recordando mi entrenamiento diario¿cuántas veces habré levantado algo así en todo este tiempo? ¿100000000?
Una luz comenzó a emanar de mí, pensé que se habían activado mis poderes de forma automatica pero lo único que paso fue que me acerqué a lq pesa y la levanté con naturalidad, como si no hubiese otras opciones.
Me sentí comoda, lista otra vez para luchar!
Zion


Le guiñé el ojo al médico-vagabundo cuando me levantó el pulgar, reconociendo mi intento fallido de salvarnos. Un mal hábito, pero mejor mantenerlo cerca.

Llegamos al fin al cuarto del profesor, y como era de esperar era un chiquero. He visto gente desordenada pero este se lleva la torta, creo que tiene un problema acaparando cosas. Para colmo ni las luces funcionaban. Cómo alguien puede vivir así, nunca voy a entender. Desde que volví a tener un techo sobre mi cabeza, había aprendido de Daphne que un cuarto refleja tu estado mental. Esta mugre era todo lo que necesitaba ver para entender al tipo.

Mientras nos adentrábamos, la hermana de Will al fin habló, casi estaba empezando a sospechar que era muda, lo que hubiera sido una lástima. Según ella, ya habían revisado el lugar antes que nosotres, aunque la verdad no sé cómo había forma de darse cuenta. -Ah, alguien al fin se despertó.- le sonreí mientras agarrábamos las pokeballs con nuestros nombres del escritorio. No me miró mal, más bien ni parecía interesada en mi opinión. Puedo cambiar eso, pero todo a su tiempo.

Ahora mismo, el problema en que me tenía que concentrar era que nuestras pokeballs estaban vacías, todas. -Por supuesto.- murmuré dejándola caer mientras me masajeaba la frente, frustrade. No me dio la satisfacción de escucharla romperse contra el suelo, algo debió haberla amortiguado.

Miré alrededor del cuarto, buscando encontrar un arma como la gente que me sirviera para defendernos del próximo ataque, pero algo más sucedió. Algunos objetos estaban brillando, de hecho, nosotres también. Me empecé a sentir más calmade. La poca conciencia que me quedaba consideró que el cuarto tuviera un sistema de alarma con algún gas alucinógeno, porque parecía que estábamos todes en la misma.

Entonces sentí algo más, y me acerqué a una esquina como por una compulsión. Había robado por necesidad antes, pero esto era más fuerte que cualquier hambre, como si estuviera tratando de recuperar algo que ya era mío. En el piso había una bola de algodón y una flecha, iluminadas. Estaban tan cerca entre sí que por un segundo dudé cuál de las dos me estaba llamando. Pero no, por supuesto era... la flecha.

La agarré, diciéndome que era para inspeccionarla por si era útil, aunque en realidad solo quería tenerla en mis manos. La luz que emanaba tanto de ella como de mí empezó a aumentar. Seh, seguro nos drogaron, espero no levantarme dentro de 20 horas con otra cicatriz más, de nuevo.

Habitación de Plum


Cada uno de los entrenadores agarró uno de los objetos, todos sintieron esa sensación que les decía "Este objeto es tuyo, nunca estuvieron separados". Cuando todos agarraron los objetos, la luz se multiplicó, los cegó por completo por un segundo.




Rowan

Rowan se encargó de agarrar la planta en la maceta y abrazarla. Cuando la luz dejó de cegarla, notó que la planta estaba iluminandola.
En ningún momento dejó de abrazar a la planta. Poco a poco se dio cuenta que los brazos se le abrían, la planta estaba creciendo, cambiando de forma. Poco a poco la maceta iba a desapareciendo. Se pudo ver como en lugar de la maceta, aparecieron 4 patas y un cuerpo un poco gordo, como la planta iba creciendo.

Cuando la luz desapareció, pudo ver que entre sus brazos, había un Pequeño Pokemon verde, con una versión más grande de la planta que se encontraba en la maceta en su espalda.

El Bulbasaur la miró y no pudo evitar sonreirle.


Will


Will agarró el cuchillo e inmediatamente la luz lo cegó por unos instantes, al poder volver a ver, sintió como si el cuchillo hubiese sido siempre de él, inmediatamente se puso a jugar él, sintiendo el balance, poco a sintió como el cuchillo empezó a brillar y a cambiar de forma. La navaja empezó a tomar forma de una mano con unas garras, poco a poco notó que el esquema de colores se iba pasando a la forma que se estaba formando, poco a poco iba creciendo, hasta que la luz terminó formando a un Pokemon con pelaje blanco, salvo por las manos, cabeza y pecho que estaban con pelaje rojo.

El Zangoose miró a Will y afiló sus garras, indicándole que estaba listo para ayudarlo.



Luck



Luck se puso los anteojos, y le quedaban bastante bien, pero estos no pudieron evitar que la luz lo cegara, pero al recuperar la vista, se dio cuenta que los lentes que tenía puestos estaban brillando por completo, de alguna manera extraña esta luz no lo estaba lastimando, pero cuando los anteojos empezaron a cambiar de forma, se los sacó y apoyó en el piso. Cada lente empezó a crecer y crecer, poco a poco fue cambiando de forma hasta tener forma de un ser de 4 patas y lo que parecían ser 2 cabezas. De un lado el color amarillo y del lado opuesto, totalmente negro.

El Girafarig se acercó, y se puso a dar vueltas alrededor de Luck


Isaac



Isaac se acercó al guardapolvo e inmediatamente se lo puso, el olor del mio le traía recuerdos casi olvidados. La luz lo cegó al ponerselo y cuando recuperó la vista, el guardapolvo empezó a brillar, ahí supo que tenía que sacarselo. Lo apoyó suavemente en el piso y vio como empezaba a cambiar de forma. Uno de los brazos se empezó a alargar, se pudo empezar a notar 2 tonalidades de verde, y un poco de blanco. Poco a poco había menos guardapolvo y más Pokemon.

Cuando la luz desapareció, el guardapolvo se había transformado en un Drampa, que se notaba alegre de ver a Isaac.


Victorya

Victorya agarró la pesa e inmediatamente se puso a hacer ejercicios con ella, la luz la cegó y al recuperar la vista, la pesa estaba brillando. Dejó la pesa en el piso y la misma empezó a brilla y a cambiar de forma. Otras veces se podía notar como las formas de los objetos se iban adaptando poco a poco a la forma final. En este caso la forma que empezó a aparecer no era nada parecido al objeto. En lugar de la pesa, se podía ver una pequeña forma humanoide, con tonalidades grises.

Cuando la forma dejó de brillar, en lugar de la pesa, había un Machop, indicandole a Victorya que estaba listo para combatir.



Zion


Zion agarró la flecha e inmediatamente fue cegade por unos segundo. Cuando pudo volver a ver, notó que la flecha brillaba por completo. La flecha empezó a brilla y a cambiar de forma, poco a poco, primero tomó la forma de un arco, luego forma de un Ave. Por un instante, el ave agarró sus alas e hizo una señal como si fuese un arco. Empezó a notar un poco de color y algo que si le llamó la atención, un moño que decoraba la parte baja de su cabeza.

Cuando dejó de brillar, el Rowlet empezó a dar vueltas de Zion, volando.


------

Este es un mini post para que reaccionen a su starter, ya en el proximo post empieza todo de nuevo.
Will


-Eso si fue más raro que la fiesta de Ula Ula- Dije viendo frente a mí al pokemon que se habia formado del cuchillo que habia tomado.

Me incliné un poco para verlo de cerca, un pelaje blanco impecable, algunas zonas rojisas muy llamativas, garras negras que se veian bastante afiladas, parecia fuerte, me encantaria recordar bien el nombre de su especie, algunas turistas tenian de estos... Era con Z.

-Zangoose- Una leve epifania me hizo recordar su nombre, a lo que el pokemon respondió asintiendo y un leve gruñido... Un momento, ese tono... Miré al pokemon a los ojos, habia algo raro, ademas de unas pestañas largas y levemente curvadas. -Qué tenemos aca, una nena adorable?- Mi respuesta fue una una garra apuntando demaciado cerca de mi cara y una mirada bastante intimidante. -Una nena y ya... veo...-

Me reincorporé y miré al resto, cada uno lidiaba con sus nuevos pokemon de distinta forma, por mi lado solo me quedaba una cosa por hacer, tomé la pokeball que casi habia olvidado, que raro, no habia notado que tenia un diseño particular, pero claramente le pertenecia a esta Zangoose -Supongo que necesitas un nombre...- La Zangoose solo se cruzó de brazos y se dió media vuelta, he visto esa reacción antes, esta relación va a ser dificil fuera del horario de trabajo... -Bien... Qué te parece Bob, te puedo decir Bobby- La mangosta pokemon raccionó como si hubiera sido golpeada con un ladrillo y volteó a verme, no importa la especie, esa era la cara de alguien que no podia creer lo que le decian, aún así intentó recuperar su actitud de rudeza, pero el daño estaba hecho.

-Jaja, bien, tengo uno mejor...- fingia que no, pero movió su oreja, estaba prestando atención -Shiki- Esta vez la respuesta fue una encogida de hombros, o no le importaba o fingia que no le importaba, de cualquier modo era ese o nada. -Bien, Shiki, tengo la corazonada de que ya lo sabés pero...- Dije acercandome y poniendo mi mano en su cabeza, rascando entre sus orejas -Soy Will, vamos a trabajar juntos a partir de ahora- Un ligero gruñido de reconocimeinto fue la última respuesta antes de obligarme a sacar mi mano de su cabeza, luego señaló a su pokeball. -Hmm, okey, si preferis esto...- Concluí levantando el aparato y dejandola regresar.

Así que tengo que ganarme el derecho a acercarme.
Isaac


Acerqué lentamente una mano a la cabeza del pokémon que acababa de aparecer, un dragón imponente, pero de rostro amigable y sereno. Me presenté.

-Mi nombre es Isaac, y al parecer vamos a ser compañeros a partir de ahora, -dije acariciándo su cabeza-. Y espero que con el tiempo también lleguemos a ser amigos.

El pokémon bajó un poco su cabeza y lo tomé como buena señal.

Tengo bastante experiencia trabajando con pokémon, pero nunca crié ni entrené a uno realmente. Asique te pido un poco de paciencia al principio, prometo aprender rápido!

No puedo decir que tanto de lo que le decía llegaba a comprender, pero parecía alegre de estar conmigo. Extrañamente yo también me sentía alegre de estar con él.

Sabes, me recordás mucho a un dragón de una serie animada que disfrutaba mucho en mi infancia. Un dragón sabio, protector y de buen corazón. Su nombre era "Phaeris, el poderoso" y creo que te quedaría genial! Te gusta?

El pokémon dragón hizo un gesto de aprobación, y le sonreí.
Me volví hacia la mesa donde habían quedado las pokeballs y tomé la que indiscutiblemente le pertenecía. Una bola de un tono verde muy oscuro en la parte superior y un verde mas claro en la inferior, con el centro de un turquesa casi brillante.

Bien, creo que mientras estemos en el barco será mejor que estés acá, le dije sosteniéndo la esfera frente a él. Tranquilo, te voy a dejar salir todo el tiempo que pueda, tenés mi palabra. Regresa, Phaeris.

Y dicho esto, un haz de luz absorvió al dragón.
Luck]



Fue impactante cuando tras la fuerte luz los lentes se trasformaron en un girafarig este se me acerco sin miedo, aunque no parecía agradarle los demás la parte amarilla estaba temeroso de los demás mientras que la negra los veía solo como amenazas y estaba atento.

-así que tu serás mi compañero? – Al ver que le hablaba se me coloco bajo mi mano.

La parte amarillas le daba mimos mientras que la negra parecía algo reacia, pero se notaba que también quería una caricia entonces fui con cuidado cruzando mi mano entre la frontera de los colores asta llegar a la otra cabeza para mimarla era como tener dos por uno.

Me alegraba que por lo menos fuera un Pokémon de mi región y conozco algo de el si no hubiera sido algo más complicado relacionarse.

-bueno como te llamare- son dos como los llamare el verlos me hace pensar en binario lo cual se reacciona con mi materia favorita matemáticas por lo que un término matemático será adecuado entonces serán- Desde hoy será Tangente-

Tangente me miro extrañado, pero después ambas cabezas se acercaron y me abrasaron con su cuerpo.

Okey sé que será un nombre llamativo pero me gusta la matemática y este nombre es mi forma de decir que los aceptos aunque solo sea hasta que retomen a su otra apariencia la verdad esta vez el profesor se paso.
42 mensajes Página 3 de 3

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado

cron