Acá tenés todo lo relacionado con Pokémon Reborn: Partidas en curso, reglas, dibujos, offtopic, shippings y más!
539 mensajes Página 33 de 36
Ibaraki


-Negarle al mundo?- Escuché a la chica de capa decir cuando llegaba a donde estaban Nicholas y el resto -Negarle al mundo un ejercito de monstruos asesinos- Era el colmo, en serio esas taradas hicieron todo esto pensando que hacian algo bueno? -Unas bestias que matan solo porque pueden- Un ataque vino directo a Mavis, un chorro de líquido oscuro que bloqueé con mi brazo.

/Protecc the Kirlia - Resistencia/
:
3, 7, 7, 5


Apreté los dientes, el brazo me ardia como cuando mis marcas aparecen y pierdo el control, pero si estaban ahí no podia verlas bajo ese veneno viscoso -El mundo no necesita más de eso, con ustedes alcanza...- Sacudí mi brazo tratando de despegar el veneno, di otro paso al frente pero me detube al ver a otro pokemon brillar de repente, otra explosion no por favor, estaba demaciado cerca -MAVIS! CORRÉ!- Era inutil, no ibamos a escapar de esta, sobrevivimos a la otra de milagro.

/Teleport en respuesta, esquivar Selfbullshit y llevarme a cuanto PJ pueda conmigo/
:
9

/Pasajeros 1+1D2/ (impar 1 / par 2)
:
4

/Prioridad:
Mint
Nicholas (si no puede safar en tiradas)
Ariadne (si brid safa)/
Nitta


Lo que había dejado la explosión anterior era espantoso. Muchas personas heridas, algunas inconscientes. Teníamos que hacer lo posible por detener esto...
La chica joven definitivamente no quería lastimarnos, a menos que nos diera la espalda a último momento, en todo caso... Me coloqué frente a ella, cubriéndola.
-¿Acaso ustedes tienen idea de lo que hay del otro lado? -increpé a las chicas que se nos acercaban, los guardadores se estaban pasando ya para llegar a este punto. Ya lo habíamos visto en Kalos, pero si las cosas estaban como creía, todo se volvería peor- ¿Es tan maravilloso como para que tengan que suicidarse? Si es tan importante ¿por qué quieren ocultarlo USTEDES al resto del mundo?

No hubo oportunidad de respuesta, otra de las criaturas de nos acercó y explotó. Galhad se colocó nuevamente frente a mi, cubriendo gran parte del impacto pero arrojándonos al suelo nuevamente en el proceso. El poder de Mint lo había ayudado a regenerar las grietas en su coraza anteriormente y lo estaba volviendo a hacer, pero ahora, las grietas habían sido más profundas, dejando ver ligeramente algo de él.
No quise ver cómo había quedado el resto del sitio. Quería creer que la gran mayoría que podía hacerlo, había escapado, pero el resto... En momentos como este me gustaría poder curar gente en vez de hacer cosas locas con el viento. Pero si no me queda otra...
Una brisa comenzó a rodearnos rápidamente. En este momento no había miedo, no había algo que me impidiera o limitara. Estaba molesta, y quizá por ello (y por algo de alcohol), cegada a lo que podría hacer.
-Galahad.

No hizo falta decir más. El minior comenzó a girar, disparado a atacar a las chicas, para intentar inmovilizarlas de una vez.

//Classic Roll Out 5 + STAB + 50 x HS (+10 x éxito) total x 2 por Defense Curl del turno anterior//
//Orden: Grunt mala 1 -> Grunt mala 2 -> Koffing que sobra (creo que es uno solo, si hay otro agregarlo) ->aperturas ventanas lo que sea para abrir ya que estamos//
:
9, 10


Imagen
Frost



No no no no no, el segundo koffing esquivo mi ataque explotando frente a nosotros, tome la pokeball de Amelia y la regrese lo más rápido que pudiera antes de que el ataque la alcanzara, esta gente estaba más loca de lo que uno creía. Negarle al mundo? Ellas tiene el suyo propio, no tienen por qué venir al nuestro! Ojala esa explosión también las mate a ellas.

Cerre mis ojos preparándome para recibir el ataque cuando sentí una mano en mi hombro tomándome, un fogonazo de luz nos envolvió y aparecimos lejos de donde estábamos...
Maxwell


La escena era terrorífica, gente ahogándose por doquier pidiendo a gritos una ayuda que era imposible darles. La desesperación podía verse en sus rostros cuando intentaban con todas sus fuerzas cavar en el hielo para liberarse. Quería ayudarlos, de verdad quería, pero si despegaba la mirada un segundo de la batalla que tenia frente a mi, correría la misma suerte que aquella gente.

Sentí como el gran pokemon roedor que se había formado con mi aura y nos envolvía daba un suspiro y sanaba nuestras heridas.

//Healing Field//
-3 heridas


Vi como nico caía del cielo junto a su pokemon, ya podría decirse que era un hombre pájaro realizado. Mientras la espada de Yan cortaba al medio al gran morsa frente a nosotros, la sangre del pobre pokemon se escurría por el piso con el color escarlata que todos conocíamos y no nos sorprendía como en los primeros días de hacía dos años.

Eva apenas se mantenía en pie, por pura fuerza de voluntad, mi soldado, no, mi familia.

Use un movimiento rápido para curar mis heridas. Y los cortes en mi piel se cerraron por completo.

//Cure minor wound//
-2 heridas


Entonces la mujer lanzó un nuevo ataque, esta vez era un oso polar el que nos atacaba y el cielo se cubrió por primera vez, no con nubes que tapasen la brillante luna, sino con muerte. Las rocas que había lanzado aquel pokemon, eran gigantescas, sabía que no iba a poder escapar de eso. Lo mire a kileo, sabia que estaba en peor situación que yo, estaba mucho más herido. Con un movimiento rápido, de mi abrigo salieron disparadas dos brebajes que esperaba le sirvieran a soportar el ataque.

//Pasar dos healling water a kileo//
//Me tomo una yo de paso//

-¡KILEO AGARRA!- le grité con desesperación, al perderlo de vista detrás de las rocas que empezaban a caer- ¡Eva, tenemos que detener esas rocas, vamos frenalas con una cascada!

//Moody/
+1 evade
+2 sp attack
+1 sp def

-1 Def

//Waterfall counter 30(10)+30//
:
9, 8, 4


//Defensa Max//
-2 Exitos


//Defensa Eva// (no importa lo que saque, pero la tiro por que si)
:
6, 4
Kileo


No pude hacer mi “magia” a tiempo: La ola me alcanzó y me arrastró varios metros. Solo los Tapus saben dónde quedo el pomo de pintura que tenía en la mano. La situación era poco alentadora, pero el pokémon espada de Yannick logró sacarnos de encima al robusto enemigo de agua... con demasiado éxito para mi gusto. No voy a hacer de cuenta que nunca vi morir a una persona o pokémon, por desgracia son gajes del oficio, pero uno jamás llega a acostumbrarse. Al menos yo no. Quedé asqueado con la actitud tan desinteresada de la dama huesuda que ni siquiera había volteado a ver a su compañero caído. Era de esas personas, de las que usan a los bichos como herramientas, como armas. Sentí pena por sus compañeros.
Me levanté con pesadez y una sensación helada recorrió mi cuerpo. Por un instante pensé que era por todos esos pensamientos que acababa de tener, pero pronto me di cuenta que no podía mover los pies. Las otras criaturas que atacaban desde lejos habían convertido todo en una gran pista de hielo. Deseaba salir rápido de esa situación para intentar ayudar a los civiles que quedaron atrapados en posiciones poco cómodas. Y evitar que nos maten, claro.
La mujer volvió a decir algo de malo cliché y liberó otro pokémon. Era grande, blanco y esa mirada...

-¡Ah, genial! Voy a morir a manos de la madre de Bryce...- me quejé mientras trataba de liberar mis piernas del hielo, sin éxito. Pensé en picar el hielo con el tenedor, pero la valija me había quedado lejos.

“KILEO AGARRA” pude escuchar decir al Doctor mientras me lanzaba dos botellas de poción. No me percaté de por qué la noche se había puesto más oscura de repente, pero al levantar la cabeza para tomar las pociones pude ver como una avalancha salida de la nada se nos venía encima.

//Tomar pociones (2)//

Me cubrí esperando el golpe. En ese momento, la ola de hacía unos instantes no me pareció tan mala. No creí resistirlo...
Justo en ese momento, una sombra, un cuerpo, un “algo” salió de la nada y se interpuso lanzando varias hojas multicolor que impactaron contra las rocas que nos lanzaban.

//Resistencia de Kileo//
:
7


//Magical Leaf 20(+10 de stab)+20 para contrarrestar las piedras de la muerte//
:
9, 5


Hubba había tratado de repeler el ataque con el suyo propio. Nunca lo hubiese esperado, pero fue una grata sorpresa. Estaba muy herido. Al igual que yo.

-Gracias...- le dije sin poder articular mucho más. La sangre corría por mi hombro derecho y mejor no pensar en cómo había quedado mi camisa... Ya no me quedaban muchos recursos, así que con la mano que todavía podía mover, mojada por el contacto con hielo, tomé parte del polvo grisáceo desprendido de los escombros que nos acababan de arrojar y lo convertí en una pasta del mismo color. La pasé por mi cara y esperé lo mejor. Ahí iba mi último recurso.

//Skin Canvas, para hacer a Kileo tipo Metal (Expresión - Dificultad 8)//
:
9, 7, 5, 3
Mint



Despues de escucharla era claro que eran un culto fanático felices siguiendo ideales ignorantes, las palabras de iba duras pero sinceras y las apoye - ese mundo que -señas de entre comillas-¨ocultamos¨ como ustedes dicen es algo indomable, corrompedor y con sus propias leyes. Un día hace un par de años esa puerta se abrió y lo que salio solo quería matar y corromper pokemons y humanos por igual y sus amigos en el estacionamiento corrieron cuando abrieron la puerta pues descubrieron lo que había detrás, pero aun puedes ser salvarte no seas boba y abre los ojos.-
Cuando termine de hablar vi como una segunda explosión mas fuerte venia en ese momento llame a kaeru y a mina y los abrace fuerte para protegerlos pero en un instante un as de luz nos ilumino con miedo cerré los ojos y escuche el impacto de la explosión, abrí los ojos para ver que estábamos a salvo e iba y mavis estaba a nuestro lado.
Recuento del turno anterior


Oponentes


RockSlide -> 20 + 35 (x4) -> 160 de daño
Aron cubre -> Pasan
Yannick Resiste -> Pasan 13 heridas
Honedge Defiende -> Pasan 45 de daño
Maxwell Resiste -> Pasan 16 Heridas
Octillety Defiende -> Pasan 125 de daño
Kileo Resiste -> Pasan 13 Heridas
Tropius Defensa + Contraataque -> Pasan 280 de daño


VenomShock -> 20(+10) + 25 -> 55 de daño
Ibaraki Resiste -> Pasan 3 Heridas

Selfdestruct -> 100 + 50 (x3) -> 250 de daño
Kirlia contraataca con Teleport
Ibaraki escapa con Teleport
Mint escapa con Teleport
Frost escapa con Teleport

Minior defiende -> Pasan 75 de daño



Players

Flamethrower 45(+10+20)+40 -> 115 de daño

Slash 10 (+10) +40 (x6) -> 260 de daño


Status

Healing Field -> 4/4 turnos
First Aid in Battle -> 2/3 turnos

Minior tiene +1 a DEF

Beartic cae
+3 EXP

Nico tiene 2 heridas
Aron esta fuera de combate

Yannik tiene 15 Heridas
Honedge tiene 63 de daño

Ibaraki 7 Heridas
Growlithe tiene 80 de daño
Sandygast tiene 60 de daño

Misdreavus tiene 80 de daño
Trapinch tiene 30 de daño

Marill esta fuera de combate
Emolga tiene 80 de daño

Klefky esta fuera de combate
Zubat tiene 15 de daño

Kileo 13 Heridas
Tropius esta fuera de combate

Maxwell 5 Heridas
Octillery esta fuera de combate

Unova - Nimbasa City



El vapor se levanto en cuanto el ataque de fuego lanzado por el Pokemon de Nico impacto. El hielo lentamente comenzo a aflojar y convertirse en agua helada y la nube de vapor apenas permitia ver que ocurria. Vieron un destello metalico movierndose con una asombrosa rapidez entre las decenas de rocas que aun caian en toda la calle salpicando agua helada y pedazos de hielo aun a medio derretir. La gente gritaba espantada, muchos aplastados por rocas, otros golpeados por hielo y otros simplemente cayendo al agua helada y siendo arrastrados por una corriente. Los entrenadores estaban heridos y en la confusion y sangre apenas atinaron a ver que ocurria en la calle.

Cameron habia caido al piso y sostenia en la mano el gorro de la chica de pelo rubio, miraba confundido en todas las direcciones. Una mujer lo agarro de los hombros y este casi cae con ella pero luego de debatirse la pudo levantar y evitar que caiga al agua donde segundos despues impacto una roca del tamaño de su cabeza. Jaime por otro lado aun debil por el veneno habia caido al agua, afortunadamente boca arriba. Su Ambipom habia salido de la Pokebola y ahora lo defendia por su cuenta, el joven Gautier parecia inconciente.

-A-Alguien vio a...!!- Cameron ahora era empujado por una mujer anciana que tambien requeria su ayuda, el muchacho resignado la levanto del agua justo antes de ser golpeado en el hombro por una roca. Sangraba y debajo suyo el agua se teñia de rojo.

Los entrenadores por otro lado lucian heridos tambien, si bien habian podido cerrar sus heridas de forma apresurada por las medicinas de Maxwell, el sangrado era menor pero constante. Chispas desde el cableado electrico, agua sucia y muy fria corriendo bajo sus pies, rocas gigantescas aplastando autos, gente y Pokemon por igual, y el lo alto de aquella ruleta rusa, la mujer encapuchada, mirando con indiferencia como el Honedge de Yannick daba el golpe de gracia al Beartic que causo dichos estragos. El Pokemon no llego a caer al agua que corria por la calle ya que el laser de la UltraBall lo regreso antes.

La mujer sonrio a traves de su mascara. En la confusion, los Pokemon que habian lanzado rayos de hielo a las calles cercanas ahora la rodeaban, cargando a alguien. Una niña. Era Celice y estaba inconciente, su piel blanca casi azulada y escarcha sobre su cuerpo.

-Solo se necesitan unos minutos para que el cuerpo deje de funcionar a determinadas temperaturas...bueno, tenemos un camino algo largo hasta la torre...me pregunto si servira igual si esta muerta?- Un destello celeste ilumino el cielo nocturno y las luces terminaron de hacer corto, les fue imposible seguir el rastro de aquella mujer en la noche.

Cameron tropezo hasta donde estaban los entrenadores, la sangre que brotaba de su herido hombro habia terminado de teñir su ropa. LLevaba a rastras a un muy herido Jaime que era victima de los golpes y el veneno, pero que aun asi quiso apartar al muchacho colorado para seguir a aquella mujer, aunque sus piernas solo resistieron dos pasos antes de seder.

-Hay...hay demasiados...- Dijo el muchacho colorado mirando alrededor, la destruccion se habia extendido tan solo a tres cuadras, pero los heridos de tres cuadras en una ciudad tan turistica eran numeros alarmantes.-


.
Lux



Solo podia oir un fuerte zumbido en mis oidos despues de la segunda explosion.
Nos habian entrenado para hacerlos explotar, pero...nunca pude, no con ella. Pero ellas si que tenian practica, por eso no dudaron. La primer explosion fue un problema, pero esta segunda...apenas cerre los ojos, vi fuego y...

El zumbido era mas fuerte, no escuchaba nada pero veia la boca de la mujer del tapado rojo moverse freneticamente, me preguntaba si estaba bien entre gritos...no entendia porque estaba tan asustada, no me dolia nada. Vi sangre, si, pero ella tenia heridas tambien, y su Pokemon estaba cubriendola lleno de escombros.

Mire alrededor, quizas a eso se referia. Llegue a ver un fogonazo de luz celeste llevandose a tres personas de los que teniamos que buscar...se teletransportaron antes, se salvaron, seguro estaban ahora en el techo del lugar o...no, estaba en la vereda de enfrente, los podia ver acercandose con cautela a ver que ocurria dentro, sus bocas tambien se movian con urgencia y señalaban hacia adentro. No pude oirlo pero senti un fuerte viendo volandome el cabello, y ahi, un escalofrio recorrio mi espalda. Tenia el cabello lleno de escombros si, pero...estaba mojado, rojizo, sangre. La mujer del tapado me aparto el mechon humedo del rostro, realmente estaba muy herida para dejar un rastro de sangre asi, pero porque seguia acunandome? Ella corria mas peligro.

El viento provenia del Pokemon roca que tenia la chica de pelo marron y camisa. Era el que nos habia encontrado escapando, podia moverse muy rapido y rebotar contra las paredes muy rapido...pero nunca habia pensado que podia hacer algo como lo que hacia ahora. Reboto contra mis compañeras estampandolas contra la pared, inconcientes? Espero...y el Koffing que faltaba quedo fuera de combate tambien estampado contra el techo. Los vidrios tambien estallaron cuando el Minior golpeo una de las paredes y la onda expansiva se sintio hasta el otro extremo del local. La mujer de rojo se cubrio de los vidrios sin soltarme de sus brazos, y el Zoroark se levanto a duras penas. Escuche que le dijo algo a la chica del Minior, que ella asintio. Realmente queria que me suelte, no sentia ningun dolor y queria ver si...

Entonces si senti miedo...

-Aeterna! - Grite con todas mis fuerzas, aunque no escuche mi voz en los oidos, espero eso sea temporal. La mujer de rojo, la chica del minior y el lider de Nimbasa me miraron extrañados. El lider de la ciudad si, el estaba ileso. En el piso por otro lado estaba el lider Kalos, tenia mucha sangre cayendo aun pero parecia estar cubriendo a alguien en el piso. El chico rubio...I.An. Esperaba poder pedirle un autografo pero...se lo veia mal herido. Entre el y su amigo el lider de Kalos llevaban a una chica a rastras. La chica de pelo marron que cantaba con el. I.An tenia el brazo en una posicion extraña, posiblemente quebrado. Su amigo le decia de forma histerica mientras le insistia que suelte a la chica para cargarla el, si bien los dos lucian apunto de caer al piso. Pero su amiga...

No podia preocuparme por ellos, trate de moverme pero la mujer de rojo debia de estar agarrandome muy fuerte, ya que mis musculos no se movieron. Aeterna, necesitaba ver si ella estaba bien, me necesitaba, no veia su humo rosado...

Eramos un equipo, una bendicion...cuando la encontre los Guardadores me dijeron eso, estabamos destinadas a conocernos, y por eso nos eligieron esos nombres. Estabamos unidas, pero ahora...no podia ver su humo. Me movi pero de nuevo, la mujer de rojo me sostenia...entonces...la vi.

Estaba viva. Lloraba, pero no entendia porque, se la veia herida pero...por que lloraba tanto? Por que...?

Me lleve la mano al costado, y no senti dolor pero...si una calidez. Sangre. Era mi sangre. La mujer del tapado me acuno con fuerza y pude sentir su perfume.

-Lux Aeterna.- Suzurre, pero no se si llegaron a oirme. Entonces, todo se volvio negro.

.
Yannick


La ola de contraataques hubiera sido más que suficiente para rematar al oso, pero Ehre tuvo que adelantarse y darle un golpe de gracia. Esta vez ni llegamos a ver al bicho caer antes de que la mujer lo guarde. No parecía tener más interés en nosotros porque llamó al resto de sus pokemon para irse, entonces vimos: tenían a Celine. Antes de que reaccionemos, las luces se apagaron y cuando volvieron, ella ya no estaba.

Ehre se quedó en su lugar unos segundos, hasta que de repente comenzó a darle tajazos al hielo semi derretido a nuestros pies, furiosa. -Ehre, pará...- intenté calmarla. Se volteó a verme, parecía casi vibrar, todavía podía sentir lo mismo que ella, la ira borboteante que no podía contener con su forma actual. Su ojo se pasó por la escena ante nosotros hasta que vio a Kileo, más bien, a la estatua del Sandile que todavía cargaba. En un segundo entendí lo que iba a hacer. -NO!- grité mientras pasaba volando por al lado mío en dirección al rubio. Con un último esfuerzo logré tomar su cinto antes de que lo alcance a atacar. -Ehre, basta, ya se acabó la pelea!-

-Qué le pasa a la loca ésta?!- Carlos se alejó unos pasos por las dudas.

Comencé a sentir la mano adormeciéndose donde hacía contacto con el cinto, aunque con lo que me dolía el resto del cuerpo no era tan malo. Ella seguía tironeando en dirección a la estatua, todavía pensando en esa revancha, no estaba del todo acá. -Ehre...- No servía. -EMILIE ANNORA.- Como siempre, su verdadero nombre la hizo pausar. -Ya está, mirame.- Lentamente se comenzó a voltear, enroscando su cinta en mi brazo con fuerza. -No sé cómo van a funcionar las cosas de ahora en más, pero si vas a volver a trabajar conmigo, tenés que seguir mis reglas.- Ya no sentía mi brazo, capaz era el frío. -Lo de recién fue demasiado, entendés? Podemos hacer otro trato, si estás dispuesta.-

Me miró, flotando en su lugar, considerando mis palabras. Finalmente me soltó el brazo y yo también solté donde la estaba agarrando. Nos quedamos en silencio un momento, ninguno de los dos dispuestos a ceder. Al menos podía sentir su enojo comenzar a disiparse, creo.

-Y?- le pregunté al fin. Esperaba que me respondiera como siempre, girando en su lugar para afirmar o ladeándose para negar. Pero en vez de hacer una de esas dos cosas... comenzó a brillar.

[Reveal] Spoiler:


La vi. Ella, Sous-Général Emilie Annora, la caballera detrás de la espada. Nunca la había visto, solo había encontrado textos sobre su vida. Al ser una subgenerala no habían muchos registros de su figura, y los pocos que hubo parecían haber sido destruidos después... después de lo que hizo. Pero por un segundo la pude ver, con la misma facilidad que veía a cualquier otro fantasma, antes de que se disolviera en el aire y dejara ver su nueva forma: un Doublade.

-Fah, estoy viendo doble o se hizo chapa y pintura.- se rió.

Tendría que haber sentido orgullo, esto es lo que habíamos intentado tanto tiempo atrás pero... ahora no podía. Caí en una rodilla al aguanieve helada a nuestros pies, no sabía si me estaba hincando ante ella o era lo exhausto que estaba.

-Por qué?- fue todo lo que logré decir. Todo esto se sentía mal. -Por qué ahora?- Era tonto pero me sentía casi traicionado. -Qué hicimos bien esta vez que no hicimos todas las pasadas?- Realmente lo de recién estuvo bien? -Qué necesitás?- pregunté, mi voz ahogada. Parte de mí quería enojarse, quería llorar, pero estaba demasiado cansado.

Cómo podíamos seguir, después de esto. Cameron tenía razón, había tanta gente herida o peor, no sé si él también los veía, o los sentía. Esto era peor que Lumiose, estos Guardadores estaban dispuestos a cualquier cosa para traer a esos seres a nuestro mundo, esta vez sabían lo que hacían, y no le tenían miedo al público. Apenas habíamos sobrevivido esto, pero perdimos a quien más teníamos que proteger, y Jaime estaba cada vez peor. Nos habían dicho que pensaban abrir varios portales esta noche, todos demasiado lejos. Me pasé una mano para limpiarme la sangre de la cara, como si cambiara algo. Nosotros no alcanzábamos.

No tenía ganas pero levanté la vista, aunque no estuviera seguro de a qué ojo mirar ahora. Entonces hizo algo que no esperaba, cerró su cinta derecha en un puño, e hizo el gesto de un círculo sobre la zona central donde sus espadas se cruzaban. Tardé en entenderlo al principió hasta que la Starly al lado mío largó un pío en reconocimiento, ahí me di cuenta.

"Perdón."

Me lo estaba diciendo en lenguaje de señas. Era algo que yo había aprendido de Nadia, cuando tenía sus problemas y no podía verbalizar, me memoricé algunas señas básicas para ayudarla. Se las intenté enseñar a Ehre cuando la conocí, para hacer las cosas más fáciles, pero no las podía aprender, siempre asumí que era porque había perdido demasiado de su humanidad. No podía creer que después de tres años se lo acordara.

Sonreí a pesar de todo, sacudiendo la cabeza. -Está bien, no tenés que pedir perdón.- Me levanté como pude, ella me dio soporte, se sentía más firme ahora. -No sé qué más hacer por vos.- le admití, las palabras trayéndome un déjà vu no deseado. -Pero si realmente te querés quedar conmigo, voy a seguir intentando ayudarte.- Ella volvió a hacer un puño con su cinto y lo usó para asentir. Íbamos a tener que decidir varias cosas después, y ver cómo comunicarnos de ahora en más.

-Che pibe, estás bien?- Carlos se volvió a acercar a nosotros dos, con algo de cuidado.

-Seh.- me encogí de hombros, respirando profundo, por más que mí cuerpo entero se quejó. -Ya pasó.- En parte era la verdad, tenía que estar bien.

A fin de cuentas, en qué estaba pensando? Claro que no podía arreglar todo, nunca pude, pero podíamos intentar hacer una parte. Además, no me iba a rendir si al fin estaba por volver a ver a Ian. Pero primero...

-Hay que encontrar a los otros.- dije un poco más alto, para que los chicos me escuchen. La Starly se volvió a posar en mi hombro. -Más vale que sepas a dónde mierda nos llevás.- le murmuré antes de que retomara el vuelo
Ibaraki


El viento golpeó mi cara, pero no fue el viento ardiente de una explosión, fue la brisa de la noche... Estabamos afuera?... Miré a todos lados, Nicholas y Mint estaban aca, Mavis a mi lado parecia que le costaba respirar, y el bar en ruinas en frente nuestro. -Donde están Nitta y los otros?- La Kirlia agachó la cabeza ante la pregunta.

-Siguen adentro???- Pregunté, Mavis se asustó ante mi reacción y casi comienza a llorar. -No... No es tu culpa...- Era mia, si a alguien podiamos culpar de todo esto era a mi por haber metido a Nitta y Epiphone en peligro en primer lugar -Hiciste un gran esfuerzo para sacarnos, estoy orgullosa- Le dije, levantandola del suelo y llevandola en brazos -Pero tenemos que volver por el resto...- Ahí me di cuenta de algo más. Baraddur no estaba con nosotros tampoco, la explosión no le iba a afectar pero de todos modos seguia en ese infierno. -Tu tío sigue ahí-

Corrí a la puerta y entré de nuevo al bar, ahi vi a Ariadne sosteniendo a la chica guardadora, su compañero, el enorme zorro negro, muy lastimado, Nitta estaba un poco más lejos, parecia estar bien, pero Samuel e Ian estaban muy mal, llevaban a Epiphone a rastras. Pasé al lado de Baraddur mientras fui con Samuel, el Sandygast estaba agitado. -Ayudá a Ariadne por favor, yo voy con ellos, hacé lo que te diga-

//Mary's child -> Sandygast obedece a Ariadne una ronda//

LLegué con los muchachos tratando de llevar a la pobre Epiphone, Ian se veia muy mal. -Samuel... Ian...- El humo y polvo en el aire era horrible, hacia dificil respirar -Mavis...- Puse a la Kirlia frente a Samuel, el cual tardó en darse cuenta que esperaba que la tomara en brazos para que pudiera curar a Ian. -Heal pulse- Dije apuntando al joven rubio mientras me inclinaba tratando de ver como estaba Epiphone.

/Heal Pulse/
:
7


comencé a toser, el aire estaba muy denso.
Nico


Se terminó? Creo que se terminó. Trataría de determinar eso por la expresión de alivio en la cara de mis compañeros o los civiles alrededor (de los cuales no... parecen quedar muchos. Huh) pero ninguno de ellos se veía muy feliz o aliviados. Pero bueno, nada más nos atacó al menos. Con pesadez me sacudí un poco el chal; no que ayudara mucho con lo empapado que estaba. Dios. Por eso es que siempre llevo repuestos. Llevaba. Mierda.

Hubo unos segundos más de silencio, creo en el que todos se preguntaban si podían empezar a correr o si deberían darle un segundo más de respeto a los... varios cuerpos alrededor. Ouch. Tratando de ignorarlo, me giré a Lup y le di una palmadita en la espalda. Vibraba de frío casi tanto como yo, el agua sobre la que estaba parada claramente molestándola, aunque nunca lo mostraría en su cara ni me lo diría de otra forma. Sin gastar otro segundo le dije felicitaciones y la devolví a su Pokebola para que descanse. Bueno, ¿y ahora qué?

-¿Como era la cosa...? Peleas, explosiones... Ah cierto, el Starly. Aunque capaz lo mataron a cascotazos ya...

Resultaba que no; por algún milagro cuando enfoqué al vista un poco a lo lejos lo noté ahí, mirándonos como si no hubiera pasado nada. Casi me tentaba preguntarle como había esquivado todo el quilombo que hicimos, pero justo entonces hubo una explosión de luz y casi resbalé de nuevo hacia el agua. Yannick observaba la forma de su ex espada con ojos bien abiertos, como si hubiera visto un... bueno, creo que fantasma no sería la mejor forma de decirlo considerando sus talentos. Como si hubiera visto un Mr. Mime desnudo, ahí. Sonreí, feliz de que algo bueno había salido de esto, hasta que la luz desapareció y vi lo que había debajo.

-Uh... ¿Dos? -Parpadeé varias veces, confundido. -¿Evolucionó o esos Pokemon se reproducen al matar cosas? Osea, son espadas, tendría sentido... -Miré a Yannick. -¿Debería felicitarla?

El Starly se nos acercó aún más, claramente tratando de llamar nuestra atención. Bichín de mierda. Aunque no puedo enojarme mucho tiempo cuando es tan adorable. Si bien mi prioridad ahora mismo es encontrar a Nitta para que me de algunos consejos con esto de mis poderes, nunca me puedo resistir a... cualquier otra cosa. Soy muy facilmente distraído.

-A ver, guíanos.
Frost


Un fogonazo celeste me habia envuelto llevándome a las afueras del bar, desde la calle se podía ver la destrucción del lugar que habían ocasionado los Koffings, de verdad esas chicas no tenían problema en destruir el lugar entero con tal de callar a su compañera, ojala estén muertas por gilas.

Sali corriendo hacia el bar, esperando que claramente ningún pokemon de instinto suicida quedara con vida para atacarnos, estábamos safando muy de pedo como para que no nos muriéramos ya, la hippie seguía adentro pero con galahad que la cuidaba, seguro estaba bien, debía estarlo. Entramos al lugar lleno de escombros y polvo, empece a buscarla, no me costó mucho, el minior la custodiaba flotando a su lado, eran fáciles de ver. Creo que recién ahí volvi a respirar, me acerqué rápido a ella. –Estas bien.- dije casi murmurando, también se había encargado de las pendejas suicidas, hablando de eso donde estaba la del bicho de color.

-Uh.- comenté viendo la escena de Ariadne, estaba con la chica en sus brazos y el koffing de color extraño, había resultado bastante herida, para ella esto terminaba aca, la sangre que estaba perdiendo era demasiada, me puse tenso llevándome la mano al hombro y trague saliva, me traía recuerdo muy feas que no quería recordar en este momento. Miré hacia otro lado, no quería verlo, el traspaso del mundo físico al espiritual, un momento que siempre queda gravado en la memoria, algo que yo no quiero para mi.

Al otro lado Ibaraki se encargaba de curar al resto del equipo, Ian y Sam llevaban a rastras a Epiphone que parecía haber recibido bastante daño, aun seguía con vida pero inconsciente, el muchacho rubio en cambio parecía haberse quebrado algo pero por lo menos estábamos todos vivos para contarla, espero que el resto del grupo este mejor donde sea que estén. Comence a buscar a las chicas de hace un rato, teníamos que asegurarnos de que por lo menos una de ellas este en este lugar todavía, quería tener una charla con ellas.

/Percepción + Detección para encontrar a alguna de las wachas/
:
4, 9, 3, 8
Nitta


Galahad se movió con agilidad y anuló rápidamente al último koffing antes de que quisiera explotar como el resto. Las otras chicas resultaron estampadas contra la pared y cayeron al suelo, posiblemente inconscientes. Realmente esperaba que simplemente estuvieran muy heridas o desmayadas por el fuerte golpe que Galahad les había dado, pero una parte de mi... esperaba que no se despertaran más. No les importaba atacar en un lugar concurrido, y mucho menos tuvieron el menor atisbo de arrepentimiento al ordenar a sus pokémon que se sacrificaran para tener estos resultados...
-Fijémonos de dejarlas atadas o algo, que no vuelvan a escapar -setencié.
El mayor problema era lo que había a nuestro alrededor.

No quería demasiado, cada centímetro que recorría con la mirada era una persona más herida a nuestro alrededor. Ian, Samuel, Ariadne, su zoroark, Epiphone. Todos se veían realmente mal, mientras que yo... apenas tenía raspones de las caídas. Galahad se veía bastante entero. Lo que quedaba de la habilidad de Mint le había cerrado las grietas que se le abrieron y ahora solo quedaba que algunos golpes en su corteza se generaran, y no tomaría demasiado. Él debía estar contento por mi estado y por el suyo, ya que creo que, en medio de la conmoción, nadie había reparado en lo que se llegó a ver entre los cortes en la piedra. ¿Cuánto había pasado desde la última vez que lo vi cómo era por debajo de aquella armadura? La única vez que lo había visto realmente herido había sido... cuando nos conocimos, y desde entonces creo que solo una o dos veces volvió a romperse.
Se acercó a mi y me miró, no sé si porque se imaginaba lo que estaba pensando o porque se preocupó por mi largo silencio.
-Está bien -le dije dándole un par de palmadas. Llevé mis manos a mi cintura y busqué las pokebolas del resto entre las cosas de mi bolso. Liberé a Omolon, a Kyria, a Lulu, que miraron a su alrededor con pena. Dudé unos instantes viendo la última que me quedaba, pero finalmente Urien salió por cuenta propia, mirándome con preocupación.
-Cuando acompañaste a Julia y te uniste a los guardadores no pensaste que todo terminaría así, ¿verdad?
No emitió ningún sonido y solo volteó a ver a la chica que estaba entre los brazos de Ariadne. Me costaba mirarla, no sabía si seguía con vida siquiera y... quería que lo estuviera. Su koffing lloraba cerca a ella.
-Chicos, ayuden a los heridos a levantarse y salir, como puedan -le dije al resto de mis compañeros pokémon. Urien ya se había adelantado y dirigido hasta la chica, que había gritado algo hasta hace no mucho, pero desde entonces permanecía en silencio.

-... -me agaché a un lado de Ariadne y la chica y me mantuve en silencio unos instantes. Urien la observaba, y pude notarlo prestarle atención a las marcas que mostraban las ropas que llevaba como propias de un guardador- No entiendo... como pueden convencer a personas externas a ellos de sumarse a cosas como estas -supongo que personas necesitadas de ciertos objetivos y creencias como único motivo de existir en la vida llegan a este punto. Llevé mi mano a mi espalda y busqué en mi bolso un botella de agua. Tomé gentilmente la cabeza de la chica y le limpié la sangre que tenía en el rostro con un paño humedecido, para luego darle de beber un poco de agua- No espero haga mucho pero... prefiero hacerlo antes de no hacer nada.

//Fresh Water a Lux, dale dejala vivir I love her – Cura 5 heridas//

Estaba cansada, en más de un sentido. Me dolía la cabeza y la visión se me iba por momentos. Me puse de pie y dio unos pasos para atrás.
-Urien, te la encargo -recién entonces noté que el resto había vuelto luego de que desaparecieran. No debía ofenderme que se fueran sin mi, la kirlia de Ibaraki no era capaz de tanto, y... tenía la mente y las emociones ocupadas en otra cosa, no era momento de ofenderse o sentirse incómoda- Estaré fuera -le dije al resto dándoles una breve mirada. Y tal como dije, salí al exterior del sitio.

Observé el cielo unos instantes y sentí una leve brisa. Tuvieron al menos dos años... dos años para no hacer nada y a pesar de lo sucedido descreer los descubrimientos de Julia. Estaba enojada con ellos, inclusive con mis papá.
Con el tiempo comprendí como nuestros vientos pueden servir como una formar de comunicación, hasta cierto punto. Podían permitir orientar al otro de su ubicación o de qué tan lejos se encontraba, y al saberlo comprendí cómo hacía él para encontrarme cuando me escapaba a las ruinas o a algún punto lejano en el campo o la ciudad.
-Si tan atento estás a mi ubicación espero que aparezcas pronto... y que se pongan a arreglar esto -susurré. Mi pulsera ligeramente titilaba. La observé y casi me la saco, pero noté alguien a mis espaldas. Era Tellulu, quien observaba con seriedad. En un principio asumí que había aparecido para impedir que concretara mi idea, pero luego la noté voltearse a otro lado, como si observara hacia algo, en algún punto de la ciudad- ¿Qué ocurre? -me miró de reojo, y volvió a observar hacia el mismo punto. La escuché entonar una leve melodía, y al mismo tiempo, poco a poco se desvaneció de mi vista.
Imagen
Maxwell


-Eva, gracias- le dije mientras guardaba a la pobre en su pokebola.

Salem, tiritaba de miedo, esta vez casi no la contamos.

Los heridos eran demasiados y los muertos… no quería pensar en eso. Caos y destrucción reinaban sin compasión en las calles esa noche. Miraba a un lado y veía a Jaime herido desangrándose, miraba a otro y Cameron que apenas podía caminar, giraba al otro y veía como una luz blanquecina envolvía el momento, dejando ver dos espadas, como si anunciaran silenciosas que la violencia solo empeoraría a partir de ahora.

Era Orre, era como repetir ese tiempo ahí, en donde no veías más que la vida escaparse de tus manos, como si fueran pequeños granos de arena, insignificantes e intrascendentes como el mismo aire que respiramos.

Celice, estaba en brazos de uno de los malditos, habíamos sido incapaces de protegerla, pero a quién íbamos a engañar, jamás pudimos protegerla, no podíamos protegernos nosotros mismos… como con Epi y Nitta...

-¡NO, hay que encontrarla, voy a remover cielo y tierra para hacerlo! ¡Lo juro!

Corri hasta el grupo.

-¿Como estan?- pregunte viendo todas las ropas ensangrentadas- Pregunta estúpida ya se… voy a hacer todo lo que este en mis manos, pero hay que llevarlo a un hospital, Nico libera su Braviary fijate si podes convencerlo de llevarlo a emergencias. Cameron acercate dejame ver ese hombro. Enderecen a Jaime, pero traten de no moverlo mucho.

Empecé a coser lo que pude, tratando de frenar alguna hemorragia o algo.

//Medicina+int// (no tengo botiquín pero no te pongas la gorra eh, podes dejarnos comprar uno alguna vez xd)
:
9, 1, 3, 4, 1, 3, 1, 4


Inmediatamente, cree la zona segura.


//Healing field//
:
9, 8, 3, 1



//Cuanto dura//
:
6


-Donde quiera que estén los voy a encontrar y esta vez...
539 mensajes Página 33 de 36

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 3 invitados